Mertxe Trigueros – Taller de Cocina Encuentro NATC Segart

En el encuentro de Segart se organizó este taller de cocina práctica energética, integrando una pincelada de teoría que podéis leer más abajo al final de las recetas para que conozcáis mejor porque se incluyeron algunas de esas recetas y que beneficios tienen los ingredientes que las conforman en nuestra salud

Hubo una gran colaboración de los asistentes, con unas sabrosas recetas, ricas y fáciles de ejecutar.

Con la vida de ritmos actuales, las personas cada vez tienen menos tiempo para cocinar y cómo se da poca importancia a ello,  se están creando multitud de problemas digestivos. La falta de calidad de los alimentos procesados actuales hace que estemos desarrollando graves intolerancias digestivas. Y lo peor es que muchas personas no se dan cuenta de que lo que comen está íntimamente relacionado con su salud. Es importante por ello valorar el no tomar alimentos como el azúcar, bebidas gaseosas, vinagres, cafés y otros estimulantes extremos, leche, alcohol y/o alimentos procesados.

Desde la cocina energética y natural, se da importancia a una dieta basada en cereales integrales, verduras, legumbres, semillas y frutos secos, algas y productos fermentados que nos ayudarán a mejorar nuestra salud, también en muchos casos, será necesario incluir alimentos de origen animal, a ser posible pescado pero en muy poca cantidad .

Si eres de los que empieza a hacer cambios en tu alimentación, has de tener en cuenta algunos aspectos de estos alimentos:

Los cereales. Es importante al principio elegir cereales más digeribles. El mijo, el trigo sarraceno o la quinoa por ejemplo son mucho mejor que el arroz integral, la avena o la espelta para empezar. Además, dichos cereales no tienen gluten, contienen fibra de calidad y nos apoyan el sistema digestivo. Tampoco comer un exceso de cereal integral, como un 25 o 30% del plato es suficiente para nuestras necesidades diarias pues nos aportará energía de calidad. 

Verduras. Siempre siempre usar verduras dulces: cebollas, zanahorias, chirivías, calabaza. También las coles, el boniato, la coliflor…verduras de raíz o redondas como las llamo yo. A nuestro estómago y sistema digestivo, le van a ir muy bien. Los podemos tomar en salteados, estofados, patés, cremas…

Legumbres.Aquí podemos incluir todas, desde lentejas ( rojas, beluga..)  y garbanzos, pasando por alubias rojas, blancas, azukis… No mezclar nuca diferentes tipos de legumbre en un día ya que aunque calientan, son de naturaleza muy expansiva. Así que si no tienes un buen fuego digestivo o estás empezando con los cambios, mejor en hamburguesas, trituradas o en patés.

Semillas y frutos secos. Hay que vigilar su exceso pero en general, nos van bien frutos secos y semillas ya que son grasas de calidad. Importante activarlas para eliminar los antinutrientes, es lo que llamo, despertar a la semilla.

Algas. Son muy importantes por sus vitaminas y minerales,  sin minerales los movimientos del sistema digestivo se paran. Cualquier alga es buena en pequeña cantidad.

Alimentos fermentados. Para que la digestión sea completa nuestras amigas bacterias deben estar ahí para cumplir su función, así que es necesario tomar una pequeña cantidad de alimentos fermentados. Mi consejo: no uses fermentados realizados con azúcar (kombucha, kéfir) y prefiere los que se han preparado con sal (chucrut, miso, umeboshi, salsa de soja). Eso si, siempre es importante asegurarnos de que no tenemos cándidas o intestinos permeable antes de incluirlos en la dieta

Aquí os adjuntamos las recetas que realizamos por si queréis repetir la experiencia y comentar cómo os ha ido o si habéis tenido alguna dificultad, a disfrutar!

 

 

Esta entrada fue publicada en Nutricion. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *